IV Edición REM: Recursos energéticos & mineros

República Dominicana lo tiene todo

RD lo tiene todo es un espacio dedicado a resaltar lo más valioso de República Dominicana, te invitamos a disfrutar lo mejor de estas hermosas tierras en cada una de nuestras ediciones. En esta oportunidad hemos seleccionado a Samaná como protagonista de la primera edición de esta sección.

Samaná: La joya oculta Samaná es una de las 32 provincias de la República Dominicana, limita al Norte y Este con el Oceáno Atlántico, al Sur con la Bahía de Samaná y la provincia Monte Plata, y al Oeste con las provincias de Duarte y María Trinidad Sánchez. Este lugar paradisíaco es reconocido internacionalmente por albergar la mayor concentración de palmas de coco por metros cuadrados del mundo. Sus paisajes majestuosos de colinas y playas estupendas de arenas blancas y aguas cristalinas, enamoran a todo aquel que la conoce, convirtiéndose en el secreto más celosamente custodiado por los viajeros. Visitar Samaná, uno de los paisajes mejor preservados del Trópico, es despertar los sentidos que vibran ante el ritmo de gente alegre, que decidió pintar su día a día de colores, sonriendo a la realidad cotidiana y brindando lo mejor de sí.
Contemplar a las ballenas jorobadas 
La Bahía de Samaná es conocida mundialmente porque cada año, entre los meses de diciembre y abril, se concentran más de 3.000 ballenas jorobadas en un hermoso ritual de apareamiento, y los visitantes se pueden acercar a escasos metros y fotografiarlas, mientras admiran la belleza de estos maravillosos animales.   Playas: La principal oferta que Samaná presenta a sus turistas son sus playas, un verdadero regalo de la naturaleza Playa Rincón: La más conocida y admirada, ha sido calificada por la UNESCO como una de las diez playas más hermosas del planeta. Playa Madame:  Enmarcada en una bahía esplendorosa, un lugar de ensueño cuajado de vida marina. Playa Frontón:  Tiene la peculiaridad de servir para la práctica de la escalada. Cayo Levantado:  El mirador perfecto para descubrir a las maravillosas ballenas jorobadas. Parque Nacional de los Haitises: Área pantanosa protegida de 208 kilómetros cuadrados, un bosque húmedo tropical, con naturaleza salvaje y primigenia. Plagado de manglares, cayos e incluso cuevas con muestras de arte rupestre. Salto del limón Su estampa es la del más puro paraíso tropical: un río cuyas aguas se precipitan en una bellísima piscina de aguas cristalinas, donde es posible darse un baño rodeado de vegetación exuberante. La cascada tiene cuarenta metros de altura y se puede llegar a ella a caballo o a lomos de una mula, lo que convierte a esta experiencia en algo muy especial. Gastronomía Las fuentes de pescados y mariscos y el ron se dejan sentir al ritmo del merengue, brindando al visitante excelentes opciones para el paladar.

República Dominicana lo tiene todo